Join us at our new location, starting January 7, 2018! Get details.

Justicia Para Darisabel

Justicia Para Darisabel

(English version can be found here)

pict0292

Hoy marca el primero año de aniversario de la muerte de Darisabel. Un año de memorias dolorosas. Un año de cada día  revivir la paliza monstruosa que Darisabel recibió por las manos de un joven hombre atribulado. Un año lleno en que sus abuelos, tíos, y amigos íntimos fueron negados la oportunidad de prodigarle amor y regalos para la navidad y su tercer cumpleaños. Un año terrible en donde algunos momentos brillantes que quizás hubieran emergidos fueron eclipsados por las memorias constantes y los procesos preliminares. Mi instinto me dice que este año que viene no estará mucho mejor. La madre de Darisabel y su novio serán procesados por sus papeles respectivos en la muerte de Darisabel. El juicio está en posición de ser un recuerdo gráfico de un día que a todos nosotros nos gustaría olvidar. Justo la semana pasada, me senté en un juicio preliminar y en tiempo corto rápidamente pasé por el rango entero de emociones: furia, tristeza, incredulidad, y justo sintiéndome como si alguien me hubiera golpeado en el estomago.

 

Algunos de nuestros lectores más nuevos tal vez no sepan la conexión de City Church, por eso se las explicaré brevemente. Darisabel era mi vecinita, una compañera de juegos de mi hija de dos años, Amelia. Darisabel es la niñita en las fotografías con las colitas y pendientes. A ellas les encantaban  pasar el tiempo juntas. Con frecuencia Darisabel estaba  en nuestro patio trasero jugando con los niños o caminando por la casa cuando la cuidamos. Ella era una niñita preciosa con ojos azules deslumbrante, simplemente encantadora. Todavía puedo imaginarla cerca de la ventana abierta que está frente de nuestra casa llamando, “¡Amelia, Amelia!”

 

Todavía recuerdo el día que oímos la noticia. Había una ventana de tres meses en el invierno donde no habíamos visto a Darisabel. Sabíamos que su madre estaba saliendo con un nuevo hombre que tampoco nosotros ni la familia de Darisabel habíamos conocido. Elizabeth, Darisabel y el nuevo novio ya estaban viviendo en la calle Filadelfia y mantuvieron su distancia de todos  nosotros.

 

El 8 de Abril. 2008, yo recibí  mi copia del York Daily Record y leí el resumen informativo de la noticia sobre una  niñita de dos años quien fue golpeada  a  muerte con un controlador de XBOX. La noticia tenia una foto de la madre con un nombre que yo no reconocí, Neida Baez. Su rostro fue inolvidable. Me movió a lágrimas sin saber la conexión. Miré fijamente a la foto de Neida una y otra vez y aun le dije a mi esposa la noticia. Yo juré que la mujer se parecía a  la madre de Darisabel, Elizabeth, pero la conexión me parecía imposible. Yo conocía a Elizabeth. Nunca creí por un momento que ella hubiera sido capas de permitir algo como eso. Mi esposa, Gail, llevó los niños a la escuela aquella mañana y regresó con la  noticia horrorosa de la abuela de Darisabel. La puerta principal se abrió bruscamente con Gaíl llorando y lamentablemente  sin control. “Aaron,” ella gritó, “fue Darisabel.”

 

Nunca en mi vida he experimentado esos tipos de sentimientos. Gail y yo pasamos casi una semana sin mucho sueño. Lloramos amarteladamente en todos las horas del día. Compostura era  algo que yo no tuve durante mucho tiempo. En mi línea de trabajo, uno trabaja constantemente  con mucha muerte, sufrimiento, y las profundidades más bajas de la  posibilidad humana, pero esto fue algo muy profundo por lo cual yo no estaba  preparado. No podía contenerme hablando con mi mamá o mis amigos quien eran pastores. Para colmo, la familia me pidió que ejecutara el servicio de funeral, por lo cual yo agradablemente hice en asociación con pastor Euphemia, una mujer hispana que quía una congregación en York. Yo hablé de Mateo 10:26-31:

 

 Así que no les tengan miedo; porque no hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse. Lo que les digo en la oscuridad, díganlo ustedes a plena luz; lo que se les susurra al oído, proclámenlo desde las azoteas. No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno. ¿No se venden dos gorriones por una monedita?] Sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin que lo permita el Padre; y él les tiene contados a ustedes aun los cabellos de la cabeza. Así que no tengan miedo; ustedes valen más que muchos gorriones. 

 

Les recordé a la gente en la funeraria llena, que Darisabel era más valiosa que muchos gorriones al Padre. Hablé del hecho que Dios es Juez y puede juzgar sobre el bien y el mal. Las Escrituras me recordaron que justicia Divina para pecado había sido ofrecida graciosamente en la crucifixión de Jesucristo, un Santo Substituto, para pecadores. No estoy seguro que tanto consuelo mis palabras les trajeron, pero yo he mirado como Dios ha llevado su consuelo a esta familia afligida y en luto.

 

Un año luego, todavía nos preguntamos que  hemos aprendidos de toda esta tragedia. Tengo un perspectivo enteramente nuevo del embarazo en la adolescencia, drogas ilegales, justicia y la protección de los miembros más débiles de la sociedad. ¿Pero, cómo hemos sido todos nosotros cambiados por ésta? El Internet está lleno con rumores sobre los juicios que vienen. Los grupos de Facebook están llenos con miembros llamando para la justicia humana y Divina. ¿Pero, qué realmente ha cambiado?

 

Al fin del servicio funeral, les pregunté a todos allí que unieran sus manos para  hacer una promesa, para que la muerte de la pequeña Darisabel contara por algo. No estoy enteramente seguro como hacer eso. Al fin del mes, la abuela de Darisabel y yo asistiremos a la formación del primer capitulo de Prevent Child Abuse América de Pennsylvania. Alzar conciencia del abuzo de niños es algo que haremos para ayudar.

 

Pero seguramente hay que hacer más. Justicia humana tendrá su día cuando Juez Brillhart  renueve el proceso. En hecho, justicia humana tiene que tener su día porque la sangre de Darisabel lo reclama. Es el prorrogativo de Díos, imponer justicia Divina.

 

Yo  lo encuentro irónico que este año, la muerte de la pequeña Darisabel es observada durante la semana Santa. Esta semana, hace 2000 años, marca el sufrimiento de otro  ser  inocente. En una cruz vieja y torcida de madera, Dios el Padre permitió que su propio ser pequeño, Querido en el Cielo, fuera crucificado por los pecados e injusticias humanas. Justicia Divina ha sido ofrecida por todos nuestros pecados, aun los más atroces. Pensar en cuanto mucho castigo debería ser infligido hacia el hombre que torturó a Darisabel es un recuerdo de cuanto mucho Dios odia el pecado humano. Él lo odia tanto que tuvo que ofrecer su Uno perfecto, Jesús, por nuestros pecados. Todavía, justicia Divina sólo encuentra satisfacción para los que embracen  el regalo, que es Jesucristo. No hay ninguna otra satisfacción para  pecado que lo que Jesús nos ofrece. Isaías 53:5 dice, “Él fue traspasado por nuestras rebeliones,  y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra *paz,  y gracias a sus heridas fuimos sanados.

Ésto, en hecho, es como la cuenta de Darisabel conecta a City Church.  Nuestra esperanza es plantar una iglesia en la ciudad de York que ofrezca el consuelo, esperanza y el poder de transformación del Evangelio de Jesús. Estamos firmemente convencidos que Dios usó este evento para llamarnos al ministerio y servicio entre los residentes de la ciudad de York. Por eso, tenemos la intención de hacer que la vida de Darisabel cuente para algo, para llevar el poder de transformar del Evangelio a la gente, y quizás aparte de eso, poder evitar que no lleguen al mismo destino como Harve Johnson y Neida Baez. Tal vez, alguna familia que sea  tocada por el Evangelio cese de usar la violencia, las drogas, y el sexo para resolver sus problemas, y doble su energía hacía amarnos unos y a otros y a sus propios seres pequeños; pequeños como Darisabel.

Amelia entró meneándose mientras yo estaba terminado este boletín electrónico. No pude resistirme y tuve que besarla y abrazarla un poco más en luz de Darisabel. Mi corazón está roto por una niñita que debería haber tenido muchos besos y abrazos de su propio padre, pero en vez  tuvo su vida violentamente acortado por un hombre de mal genio con un juego en la mano. Confío que Darisabel ya esta en un mejor lugar. Me imagino que el domingo pasado  Jesús  montó una fiesta maravillosa de cumpleaños para ella en el Cielo. Yo oro que Jesús pueda ayudar a nuestra pequeña iglesia en la ciudad de York a hacer algo bien proveniente de la vida de Darisabel.

¡Nunca te olvidaremos Darisabel!

 


One Reply to “Justicia Para Darisabel”

Comments are closed.